01/06/2000 - 15/07/2000
Ángel Borrego. Work Games, 2000

Tenemos el placer de presentar la primera exposición individual de Angel Borrego Cubero en Madrid. Las tres obras presentadas pertenecen a la serie, algo más amplia, titulada WORK GAMES (Juegos (de) Trabajo, una derivación de War Games, o Juegos de Guerra).

La primera, POOR PIGGY (Pobre cerdito), situada antes de la entrada a la galería, consiste en un vídeo de la grabación ininterrumpida durante dos horas de un cerdito de juguete a pilas. Este cerdito está sujeto por la prótesis de cartón de su propio embalaje, con el movimiento impedido. Su ronquido se confunde con una voz que pronuncia la palabra “work” (trabajo) durante las dos horas.

La entrada a la galería está transformada en un pasillo deformado y forrado de fieltro en el que se sitúa la obra PLOTTER, un trazador de plumillas que realiza dibujos de manera contínua. El sonido del trazador, un modelo antiguo que imita, a gran velocidad y precisión, la forma de dibujar de un ser humano, deslizando una plumilla sobre una superficie de papel, es absorbido por el forro de fieltro que cubre el pasillo.
El espacio principal contiene una videoproyección, CACHARROS, de la grabación, acumulada a lo largo de medio año, del proceso de poner a secar los platos y cacharros de cocina, después de fregarlos, sobre una superficie plana. La falta de una estructura organizadora previa, en forma de escurreplatos o lavaplatos, hace que éstos se acumulen, en silencio, unos sobre otros, cada día de manera distinta.

En estas tres obras Angel Borrego utiliza de manera sorprendente la distancia que separa el juego del trabajo, los mecanismos que establecen la producción como una función temporal. La estrategia de acumulación deslocalizada de estos procesos los convierte, respectivamente, en juegos (es)forzados, en trabajos de juguete.
Hay otra narrativa de la producción que une estas tres obras de Angel Borrego. Del cerdo se aprovecha todo. La producción de un cerdo de juguete es un juguete sobre la producción. El cerdo sólo existe en cuanto a la producción de alimento. POOR PIGGY sujeto en la ortopedia de su caja es un cerdo que no va a ninguna parte, es un cerdo engordado por la inmovilidad, un cerdo dispuesto al sacrificio. Un sacrificio que ejerce la mano del carnicero. Una mano muy parecida a la del cirujano, a la del dibujante, del arquitecto, manos maestras en repetir con exactitud movimientos adaptados a cada cuerpo, a cada proyecto. El PLOTTER es un instrumento que reproduce los mismos movimientos de la mano-instrumento concentrados en el tiempo, con rapidez y precisión, una precisión excesiva que se compensa con la rapidez del proceso (siempre se puede matar de nuevo): sacrificios en serie, matadero. A esta limpieza del proceso del sacrificio le sigue la limpieza de los restos. Los CACHARROS se escurren una y otra vez, dispuestos a recibir de nuevo el alimento, el tiempo de juego.

WORK GAMES es lo que significa: juegos de trabajo.
El trabajo parece hoy más que nunca, como la guerra, un juego. Algunas de las mayores fuentes de riqueza y/o trabajo hoy son el ocio, el narcotráfico, la guerra (en realidad todas ocupaciones ociosas en uno o varios de sus sentidos, relacionadas un poco con la inutilidad y el juego).

La sensación de virtualidad del trabajo ajeno, acentuada por la aparente ausencia de sudor y de realidad, de presencia física, del propio trabajo, conecta con la guerra sin sangre (War Games: a los que nos gusta esta película, lo más débil nos parecen las escenas de acción física), con la sensación de la victoria limpia, merecida por la ausencia del otro en nuestros referentes (individuales o de grupo) de sufrimiento.

El voluntariado (una de las formas de voluntarismo), cercano a cuya remuneración está (muchas veces no por voluntad propia) el trabajo artístico, es otra fuente inagotable de trabajos de juego, un poco ridículos, por los que casi nadie está dispuesto a pagar y que bailan en la frontera entre apuntalar situaciones en derrumbe y llamar la atención sobre esos mismos problemas.

Esta proximidad o confusión entre el juego y el trabajo, la traducción de los componentes de uno a otro mediante una estrategia acumulativa, numérica, llevada al extremo, constituyen un vocabulario posible, presente en muchas otras de las obras de Angel Borrego Cubero. Al reconocer la incapacidad de calificación propia, sólo la cantidad, el tamaño, algunos datos pueden cargar con la traducción, la comunicación cifrada del dolor, la violencia, la crueldad.

Proyectos y obras recientes de Angel Borrego incluyen temas como la superposición del espacio digital al analógico, la desaparición, la vigilancia. En ellos se utilizan instrumentos semejantes a la acumulación, la selección de datos sólo aparentemente abstractos, para la codificación o descodificación de significados, contenidos, que subvierten la posición del espectador en relación a la producción, el sufrimiento, la violencia o el juego.

Angel Borrego Cubero (1967) artista y arquitecto, vive y trabaja en Nueva York y Madrid. Ha expuesto, entre otros lugares, en Madrid, Barcelona, Vitoria, Berlín y Nueva York. Actualmente es profesor en el Pratt Institute de Nueva York.

Ver imágenesImages
http://heinrichehrhardt.com/files/gimgs/108_8.jpg
Ángel Borrego - Work Games (01/06/2000 - 15/07/2000)
http://heinrichehrhardt.com/files/gimgs/108_7.jpg
http://heinrichehrhardt.com/files/gimgs/108_9.jpg